Fraude alimentario

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

El fraude alimentario se comete cuando se comercializan alimentos con la intención de obtener ganancias económicas mediante el engaño deliberado al consumidor.

El fraude alimentario, está a la orden del día, pues es un delito fácil de cometer para personas sin escrúpulos cuyo único objetivo es enriquecerse a costa de los consumidores, e incluso a costa de su salud.

Ademas, existe otro tipo de fraude, que puede afectar directamente a la salud del consumidor, y que se produce cuando el responsable de ese producto utiliza a sabiendas ingredientes contaminados, perjudiciales para la salud, sin tener en cuenta las consecuencias de sus acciones.

Existen muchos tipos de fraude alimentario, que por lo general, podemos agrupar del siguiente modo:

  •  Fraude Sobre  los ingredientes del alimento: por adición, sustitución, alteración o falsificación deliberada de algún ingrediente, generalmente con la finalidad de reducir su coste o de mejorar alguna de sus características o propiedades (ej: Adición de melamina en la leche)
  •  Declaraciones falsas o engañosas en el etiquetado de ingredientes, procesos, características o beneficios del producto, procedencia o producción geográfica.
  •  Aquellas con afección sobre la calidad del producto (sensorial, nutritiva, tecnológica)
  •  Contra la pureza (contaminación, residuos, productos de alteración)
  • Contra el estado de conservación
  •  Contra la identidad (sustitución de una especie por otra).

Los 8 productos identíficados como más adulterados son los siguientes:

Aceite de Oliva
Es un poco preocupante pensar que una gran parte del aceite de oliva virgen extra que se consume en el mundo está contaminado con desodorantes y otros aceites no de oliva, tales como aceite de maíz, aceite de avellana y aceite de palma.

Leche
Después de los escándalos sobre leche contaminada en China, no es ninguna sorpresa que la leche esté entre los productos donde se encuentran más fraudes alimentarios. Los adulterantes incluyen suero, proteína de la leche bovina, la caña de azúcar y la melamina.

Miel
Los estudios han encontrado que la miel que se encontraba en los supermercados puede incluso no contener miel (sino sólo una mezcla de azúcares), si bien en Europa se ha prohibido la importación de miel de diferentes países asiáticos como China e India por su contrenido en metales pesados.

Azafrán
No debería tampoco sorprendernos encontrar en esta lista al azafrán ya que es la especia más cara en el mercado. La lista de adulterantes incluye polvo de sándalo, almidón, colorantes amarillos en hilos y gelatina.

Zumo de naranja
Contenidos mencionados de los zumos de naranja (aparte del escándolo de los fungicidas) son el zumo de pomelo, extracto de flor de cempasúchil, sirope de maíz y extracto de pimentón.

Café
Normalemente adulterado con achicoria, maíz tostado, caramelo, malta, glucosa, leguminosas y maltodextrinas.

Zumo de manzana
Los principales elementos adulterantes son el jarabe de maíz, edulcorante pasas y el ácido málico sintético. Recientemente también ha existido cierta polémica sobre el contenido, aunque mínimo, de arsénico en los zumos de manzana.

Huevo

Los falsificadores chinos se superaron en 2013, cuando aprendieron a falsificar uno de los alimentos más sencillos y baratos que existen: el huevo. El caso ganó el mundo en 2012, cuando una residente de la ciudad de Luoyang, en la provincia de Henan, vio una furgoneta vendiendo huevos a un precio muy barato. Aprovechando el descuento, ella compró 2 kilos de huevo. Todo falso. En realidad, era una mezcla de productos químicos (alginato de sodio, resina, almidón, coagulante y pigmentos), con aroma artificial. La cáscara del huevo se hace con una mezcla de parafina derretida y yeso. Visualmente, está perfecto – y los estafadores vendían un 40% más baratos que los tradicionales huevos. Pero, si se ingiere, puede ser altamente tóxico (y causar daños neurológicos).

 

2logo empresa

 

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *