FRAUDE ALIMENTARIO

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

A pesar de la integridad de la mayor parte de la industria alimentaria y su compromiso con la protección y la confianza del consumidor, en los últimos tiempos se está prestando más atención a la cuestión del fraude alimentario. Aunque la legislación alimentaria en Estados Unidos y en la Unión Europea es muy detallada con respecto a la seguridad alimentaria (incluidos controles y pruebas en áreas como los residuos y otros contaminantes de los alimentos), no existe un marco específico que aborde el fraude alimentario, a excepción de la condición general de que no se debe engañar a los consumidores. Para tratar esta cuestión, se están identificando medidas efectivas para fortalecer todavía más las normas y los controles. Varios de ellos se reflejan en el Plan de Acción de la UE para hacer frente al fraude alimentario.

El fraude alimentario se comete cuando, con ánimo de lucro, se colocan deliberadamente alimentos en el mercado con la intención de engañar al consumidor. Hay muchos tipos de fraude alimentario, que generalmente se pueden englobar en las siguientes categorías:

  • Los que afectan a los ingredientes del alimento, es decir, la adición, sustitución, alteración deliberada de algún ingrediente, generalmente con la finalidad de reducir costos o mejorar alguna de sus características o propiedades (ej: adición de melanina en la leche).
  • Los que afectan a las declaraciones en el etiquetado, como declaraciones falsas o engañosas de los ingredientes, de los procesos o de las características.
  • Los que van en contra de la identidad (sustitución de un componente por otro).
  • Los que van en contra de la calidad (sensorial, nutritiva y tecnológica).

Varios países han desarrollado bases de datos que recopilan información sobre potenciales adulterantes de alimentos y que permiten identificar tendencias fraudulentas. Estas herramientas son un recurso muy importante tanto para las autoridades locales que buscan información para ayudar en sus investigaciones sobre incidentes de fraude de alimentos.

La base de datos sobre los fraudes alimentarios (Food Fraud Database) está en manos de U.S. Phramacopeail Convention (USP), una organización sin ánimo de lucro que trabaja con la finalidad de desarrollar estándares científicos para asegurar la identidad, calidad y pureza de los alimentos, de los suplementos dietéticos o de los productos farmacéuticos entre otros, y se puede acceder a ella a través de la web Food Fraud. Explican que, a pesar de la constante publicación en distintos medios sobre el fraude alimentario, no hay un lugar en el que se recopilen todos los informes. En Food Fraud se reúne esta información, además de ser una ayuda para comprender la susceptibilidad de ciertos ingredientes a dicha práctica, es una biblioteca de métodos de detección útil para los profesionales dedicados a la investigación y denuncia de fraudes alimentarios.

fraude alimentario

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *